El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

SORDERA (HIPOACUSIA)

1. ¿Qué es la sordera?

La sordera ó hipoacusia, es el deterioro de las capacidades auditivas, que puede ocurrir en forma súbita ó bien gradualmente a través del tiempo y que puede variar de una pérdida muy superficial hasta una sordera profunda ó total. Es un problema de salud muy frecuente, se estima que en EUA más de 28 millones de personas sufren de algún tipo de pérdida auditiva, siendo las personas de tercera edad las más afectadas, ya que del 20 al 40% de las personas de 65 años ó más sufren de problemas auditivos.

Los niños también pueden verse afectados, lo cual puede resultar, si no se identifica a tiempo, en problemas para desarrollar un lenguaje adecuado y una mala integración social.

2. ¿Cuáles son las causas de la sordera?

La sordera tiene muchas causas; una de las más frecuentes es la exposición a ruido, aunque usualmente se requiere exponerse un tiempo prolongado a un ruido intenso, la exposición breve a un ruido sumamente intenso puede provocar daños permanentes a la audición. Principalmente este tipo de daño se da por exposición industrial a ruido ó bien el escuchar música a alto volumen a través de audífonos, lo cual es cada vez más frecuente.


La exposición a niveles altos de ruido es habitual en el modo de vida actual

La sordera puede ser también causada por un problema mecánico que impida la transmisión del sonido del oído externo ó medio hacia el oído interno (esto es lo se llama hipoacusia conductiva), este tipo de problemas pueden ser tan banales como un tapón de cerilla en el conducto auditivo ó bien ser de mayor consideración como una perforación de la membrana del Tímpano ó una alteración de los huesecillos del oído medio (martillo, yunque y estribo) causadas ya sea por problemas infecciosos (otitis media aguda y crónica), traumas ó golpes. En los niños, es la acumulación de líquido ó moco dentro del oído medio (otitis media con efusión) es la causa más común de sordera en niños.

Otras causas de sordera afectan a las estructuras sensoriales de la audición como es la cóclea ó caracol en el oído interno, el nervio auditivo ó las vías auditivas centrales que unen estas estructuras con las áreas del cerebro encargadas de la audición (hipoacusia neurosensorial). Estas estructuras pueden ser afectadas por algunos medicamentos (llamados ototóxicos), principalmente algunos antibióticos como la amikacina ó la gentamicina, infecciones (laberintitis, meningitis), tumores, lesiones craneales, fracturas de hueso temporal, etc. Muy frecuentemente la sordera es resultante de una combinación de causas (hipoacusia mixta).

3. ¿Existen cambios de audición con la edad?

Así es, la presbiacusia es la pérdida gradual de audición que se presenta con la edad, se ha mencionado ya que hasta el 40% de las personas de 65 años ó más sufren de algún daño auditivo. En general es provocada por cambios degenerativos en el oído interno ó el nervio auditivo y tiende a ocurrir en ambos oídos. Estos cambios pueden favorece por la exposición a ruido, factores hereditarios, uso de medicamentos ototóxicos ó enfermedades como hipertensión, diabetes mellitus, cardiopatías, etc. Principalmente se manifiesta como perdida auditiva, inicialmente con los sonidos de intensidad alta ó aguda (como las voces femeninas ó infantiles, timbres) y posteriormente los sonidos graves ó bajos (voces masculinas), esto ocasiona que se perciban menos claros y de menor volumen, lo que dificulta la comprensión del habla, sobre todo de algunas consonantes como la “s”, la “ch”, la “p” ó la “d”, es frecuente que confundan palabras por otras y es común la expresión por parte del paciente de que “escuchan pero no entienden lo que les dicen”, ó referir como murmullos el habla de los demás. También puede ocurrir zumbido (tinnitus) en uno ó ambos oídos.

4. ¿Qué otras manifestaciones tiene la sordera?

Principalmente son las dificultades para la comunicación, en los niños los datos son más sutiles, como falta ó retraso en el desarrollo del lenguaje, mal desempeño escolar, pobre interacción social, etc.

5. ¿Cómo se hace el diagnóstico de sordera?

El diagnóstico oportuno es sumamente importante en los niños, a fin de permitir un adecuado desarrollo del lenguaje, para eso existen pruebas audiológicas para evaluar el nivel de audición en niños pequeños, como son las emisiones otoacústicas ó bien los potenciales evocados auditivos del tallo cerebral, que idealmente deberían realizarse a todo niño recién nacido. En los adultos, además de la revisión especializada y el análisis de la historia clínica, la realización de una audiometría es fundamental para determinar la profundidad de la sordera y el tipo (conductiva, neurosensorial ó mixta).

6. ¿Cuál es el tratamiento de la sordera?

El tratamiento dependerá de la causa, pudiendo variar desde la simple extracción de cerilla hasta procedimientos de cirugía para sellar una perforación de la membrana del tímpano, reconstruir los huesecillos del oído medio, colocar un tubo de ventilación para drenar el liquido acumulado en el oído medio etc. En caso de las sorderas neurosensoriales (Ej. Presbiacusia), se consideran en general no recuperables, siendo en estos casos necesaria la evaluación especializada y audiométrica completa a fin de determinar la utilidad de un auxiliar auditivo.

SORDERA EN NIÑOS.

La sordera ó hipoacusia, como ya se ha definido, es la pérdida ó disminución de la función auditiva, pero que en el niño tiene la consecuencia importante de que puede impedir la formación de un lenguaje oral cuando se presenta a edades tempranas, es decir antes de los 4 años. Este período es crítico para la formación del lenguaje, donde alcanza la madurez los centros cerebrales encargados del habla. Antes de los 4 años, el cerebro muestra mayor plasticidad, utilizando la información auditiva para la integración del lenguaje, lo cual ocurre en forma mínima después de esa edad.

Clasificación de las hipoacusias en el niño.

Además de la clasificación de las sorderas que ya se ha mencionado, en los niños podemos a su vez clasificarlas como sigue:

* Prelocutivas ó prelinguales, es decir aquellas que inician antes de que se desarrolle el lenguaje.
* Postlocutivas ó postlinguales, que son aquellas que inician después de haberse desarrollado el lenguaje.

En este caso, las sorderas prelocutivas profundas son las que más consecuencias tienen, no solamente en el desarrollo del lenguaje, sino también en el desarrollo del pensamiento, que se vuelve menos abstracto y más concreto, en el desarrollo de la memoria, principalmente la memoria a corto plazo, la personalidad y las habilidades de aprendizaje.

A causa de esto, y a la necesidad de realizar una estimulación temprana para garantizar un adecuado desarrollo, es necesario realizar un diagnóstico oportuno, mediante la evaluación sistemática de la audición en los recién nacidos, y en base a esto, la adaptación de una prótesis auditiva y la rehabilitación adecuada.

Se estima que cinco niños de cada mil tienen problemas de audición al nacimiento, en la actualidad sin embargo no se ha logrado establecer un sistema de monitoreo de la audición a los recién nacidos, esto dado principalmente por los problemas técnicos que esto conlleva y los gastos que los estudios representan.

Principalmente son dos tipos de estudios los que se utilizan para evaluar la audición en los niños de este grupo de edad: las emisiones otoacústicas y los potenciales evocados auditivos del tallo cerebral, este último es la herramienta estándar para la detección de sordera en niños, pero que requiere personal entrenado y equipo especializado.

El tratamiento de la sordera en niños varía de acuerdo a la causa, en las sorderas de transmisión ó conductivas, el tratamiento puede ser bien médico, con medicamentos y antibióticos en caso de causas infecciosas como la otitis media aguda, ó tratamiento quirúrgico dirigido a reconstruir las estructuras del oído medio encargadas de la transmisión del sonido. En el caso de las sorderas neurosensoriales, las cuales se consideran en general incurables la adaptación de una prótesis auditiva en forma temprana resulta esencial para el adecuado desarrollo del lenguaje, aprovechando la plasticidad cerebral durante los primeros años de vida.

La prótesis auditiva adecuada se elegirá de acuerdo a la profundidad y tipo de la sordera, que estará determinada por los estudios audio lógicos, y entre las diferentes opciones se encuentran los auxiliares auditivos externos y los implantes cocleares.

SORDERA SÚBITA

La sordera ó hipoacusia súbita es un tema que requiere especial atención cuando se habla de las sorderas en general, puesto que es considerada en la actualidad como una Urgencia médica, donde el tiempo en que se tarda en iniciar el tratamiento adecuado es muy importante para la recuperación de la audición.

1. ¿Qué es la sordera súbita?

Es aquella que se presenta en forma repentina, generalmente en uno de los oídos, y que progresa rápidamente pudiendo llegar a la sordera total (llamada anacusia) en un periodo de días (en general se considera un período no mayor a 3 días). Puede asociarse a la presencia de zumbido (ruido) en el oído afectado y mareo ó vértigo.

2. ¿Qué ocasiona la sordera súbita?

Las causas son muy variadas, siendo las más aceptadas la secundaria a una infección de tipo viral, (Ej. Meningitis, rubéola, sarampión, HIV, virus herpes) alteraciones vasculares (Ej. accidentes vasculares cerebrales) y la asociada a enfermedades de tipo autoinmune (Granulomatosis de Wegener, Enfermedad autoinmune del oído interno). Sin embargo, debido a la dificultad de realizar el diagnóstico de algunas de estas enfermedades, la mayoría de las sorderas súbitas se clasifican como idiopáticas, es decir, sin una causa determinada.

Otras causas mucho más raras son: medicamentos tóxicos, enfermedad de Ménière, tumores (Neurinoma del acústico, meningioma, linfoma).


Las causas virales son de las más frecuentes. En la imagen representación de la estructura tridimensional del Virus Herpes

3. ¿Cuál es el manejo de la sordera súbita?

La sordera súbita es considerada una emergencia médica, aunque se ha reportado que hasta un 60% de los pacientes pueden presentar una recuperación espontánea, el inicio pronto del tratamiento mejora las posibilidades de una recuperación en la mayoría de los pacientes.

La evaluación inicial de un paciente con sordera súbita incluye una revisión completa y la realización de un estudio de audiometría, la realización de una tomografía computada ó de un estudio de Resonancia Magnética es deseable para descartar patologías que puedan requerir un tratamiento diferente como es el caso de los tumores.

El manejo médico inicial incluye el empleo de esteroides ya sea por vía oral o bien instilados directamente dentro del oído (terapia intratimpánica), el empleo de medicamentos antivirales ó incluso el uso de terapia con oxígeno hiperbárico.

En resumen lo más importante seguirá siendo el diagnóstico oportuno, la evaluación especializada a fin de descartar patologías que requerirán otras modalidades de tratamiento, como son los tumores, y la implantación de un tratamiento pronto y adecuado.


La aplicación intratimpánica de esteroides es una modalidad más para el tratamiento de la hipoacusia súbita